Últimos temas
» Naruto Storm [Afiliación Élite]
por Invitado Mar Mar 15, 2016 3:48 pm

» [Minijuego] De que disfrazarias al de arriba
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:52 am

» [Minijuego] Contradice al de arriba
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:51 am

» [Minijuego] Robale al usuario anterior
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:49 am

» [Minijuego] Chistes
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:48 am

» duda sosei
por Yuta Miér Nov 12, 2014 6:05 am

» It's Insel der Lust « ÉLITE » (Amo x Esclavo)
por Invitado Mar Nov 11, 2014 2:37 pm

» Registro de Apariencias
por Hisoka Vie Nov 07, 2014 10:46 pm

» Hola manada, soy el omega
por Hisoka Vie Nov 07, 2014 9:22 pm

» Petición de Clan
por Zerren Vie Nov 07, 2014 9:15 pm


[Misión] Entrenando a los pequeños

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión] Entrenando a los pequeños

Mensaje por Shirai el Vie Oct 03, 2014 2:03 pm

Misión rango C - Mínimo 60 líneas

Como casi siempre en aquella época del año, el pueblo que se había encargado de él hacía bastantes años necesitaba ahora un pequeño empujón en aquel templado día. Parecía que los más pequeños necesitaban una noción de cómo combatir para llegar a ser alguien, tal y como había hecho su abuelo con él tiempo atrás. Con gusto le enseñaría lo que sabía, aunque no tenía demasiada idea de cómo empezar. Lo bueno es que por alrededor del pueblo todo eran prados y montañas, por lo que tenía espacio de sobra donde entrenar y combatir sin que le molestaran lo más mínimo. Shirai miró hacie el cielo, esperando una respuesta que llegara de este, como si quisiera, de alguna forma mágica, que algo le dijera que lo que iba a hacer estaba bien, si serviría de algo para el futuro de aquel pequeño pueblo... Y no tardó en llegar la respuesta, más estaba en manos de los mortales, no de ninguna divinidad escondida en lo más remoto de las nubes.

- ¡Hey Shirai, ven aquí! - respondió una voz, para él familiar. Cuando bajó la vista, pudo ver que el jefe del pueblo le estaba llamando a unos cuantos metros de distancia, no más de siete o diez. Presuroso de levantó del pasto y salió a su encuentro. La embergadura de su cuerpo hacía sombra en el pequeño y corbado cuerpo del líder, pero parecía que no le importaba y más cuando él era uno de sus "hijos", de los que había criado como si fuera su propia carne y sangre. - Dígame, ¿qué ocurre? - ya sabía por lo que le había llamado, pero quería hacerse un poco de rogar. No siempre podía llegar a encontrar alguien que necesitara su ayuda en esos días y no desperdiciaría la oportunidad de creerse alguien mejor... Por algo era el único de la zona en quien se le podía confiar esa tarea, o eso creía él.

- Ya sabes por lo que te estaba buscando, muchacho. No te hagas el tonto, que no tenemos todo el tiempo del mundo; y menos yo - bromeó el hombre, riéndose a carcajada limpia. Siempre con el mismo tipo de bromas sin gracia que hacían que a cualquiera se le pusieran los pelos de punta... Pero había que quererlo tal y como era... Además, con su edad, ya no iba a cambiar. El ninja simplemente asintió con la cabeza, en señal afirmativa de que sabía a lo que se refería. El anciano, por su parte, indicó con su diestra la posición donde se encontraban los pequeños a los que debía entrenar. No parecía una tarea complicada a simple vista, para como le solía pasar la mayoría de las veces, se equivocaba. Giró su cabeza y cuerpo y se digirió con calma hacia aquella edificación en donde se debían encontrar todos los pequeños. Todo ello para poder volverse más fuerte e independiente en un futuro, pero también por el futuro del pueblo, no de uno mismo.

Al llegar pudo observar la inreíble superficie, mucho más pequeña vista desde fuera, aunque igualmente ruinosa. Se notaba que no había presupuesto en la aldea para cosas demasiado ostentosas y a decir verdad, para nada que pudiera servir realmente para entrenar a pequeños en el arte de cómo ser un ninja. Elegir a Shirai como profesor ya había sido el culmen de aquello, pero él no lo había notado hasta el momento... Pensaba que era la primera opción, no la única opción y mucho menos que tuviera que combatir contra ineficiencia en el material y la zona que le habían proporcionado... Pero bueno, ya era muy tarde para tirarse atrás. Cuando entró, vió a unos cuantos niños y niñas, 5 para ser exactos que tendrían una edad entre los cinco y los siete años, todos muy dispares entre ellos. Quería comenzar cuanto antes para que aprendieran, por lo menos, lo básico.

- Antes de comenzar, decidme, ¿alguien tiene alguna noción sobre ninjutsu o sabéis lo que significa o lo que se puede hacer con él? - comentó el sensei, mientras los más pequeños se quedaron perplejos ante la pregunta. Ciertamente no sabía demaisado bien por qué la había formulado... Tal vez para pegarse el moco, como se suele decir o tal vez porque, dentro de él, teníala certeza de que alguno de por allí supiera la respuesta y pudiera enseñar al resto o como mínimo, ir un poco más deprisa. - Bien, entonces comenzaremos por lo básico, cargar el chakra. El chakra es aquella materia que cada uno de vosotros y vosotras tenéis en vuestro interior. Simplemente tenéis que canalizarla, concentrarla... Para ello tenéis que estar tranquilos, serenos... - comentó, a la vez que se sentaba en el suelo y cerraba los ojos. Una leve áura de color rojizo comenzó a crearse a su alrededor: la emanación de su chakra había comenzado. Los pequeños lo imitaron, algunos con mayor soltura que otros, pero al cabo de media hora consiguió su propósito. Ahora sí podía dar comienzo la verdadera clase.

Se levantó apoyando su pesada mano en el suelo para impulsarse. Lo importante era entrenar en los pequeños el ninjutsu, ya que él se especializaba en este... O como mínimo era más hábil en el manejo del mismo que de otra disciplina ninja, al menos de momento. - Muy bien, ahora que todos y todas ahbéis conseguido esta meta, vamos a la siguiente. Además de concentrar el chakra, podéis utilizarlo para múltiples formas. Aquí lo usaremos para abarcar una pequeña área apoyando las manos contra el suelo o contra alguna superficie. Es sencillo, simplemente se necesita algo más de concentración que la vez anterior. Si no os sale a la primera, no sufráis, que hay muchos intentos y aquí no se trata de criticar, sino de practicar - comentó el profesor al mismo tiempo que apoyaba las manos en el suelo, imitando la única técnica que de momento sabía. Si conocía realmente los efectos de la misma, eso sin dudarlo, pero no podía enseñarla o mostrarla en clase y mucho menos si no sabía qué clase de chakra tenían los niños y niñas de clase... Unos podrían hacerlo, mientras que a otros les resultaría imposible.

Tras dos horas, todos y todas consiguieron realizar este acto, dando por concluida la misión de los pequeños. Shirai abrió la puerta y dejó que cada uno se fuera hacia su casa. Realmente podrían ayudar al resto a entrenar diariamente y finalmente descubrirían sus verdaderas capacidades por ellos mismos sin que nadie estuviera encima diciéndoles qué tenían que hacer y mucho menos si a la larga eso los convertía en gente vaga y gandula. Pensó que el anciano se daría cuenta de su entrenamiento, sin embargo, decidió ir a avisarle personalmente por si acaso había algún problema. Cuando tocó a la puerta parecía qeu no había nadie dentro, así que simplemente deslizó un papel por debajo de la puerta, esperando que el anciano lo viera y lo leyerá, aunque él ya no estaría allí para entonces, pues después de eso volvería a irse de la aldea en busca de su destino, de aquellas metas personales que tanto ansiaba conocer, de aquello que tanto ansiaba conocer...
avatar
Shirai

Mensajes : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Entrenando a los pequeños

Mensaje por Zerren el Vie Oct 03, 2014 3:20 pm


Misión Exitosa





|Narro|-Hablo-|"Pienso"|-Otros-|


avatar
Zerren

Mensajes : 542

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.