Últimos temas
» Naruto Storm [Afiliación Élite]
por Invitado Mar Mar 15, 2016 3:48 pm

» [Minijuego] De que disfrazarias al de arriba
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:52 am

» [Minijuego] Contradice al de arriba
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:51 am

» [Minijuego] Robale al usuario anterior
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:49 am

» [Minijuego] Chistes
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:48 am

» duda sosei
por Yuta Miér Nov 12, 2014 6:05 am

» It's Insel der Lust « ÉLITE » (Amo x Esclavo)
por Invitado Mar Nov 11, 2014 2:37 pm

» Registro de Apariencias
por Hisoka Vie Nov 07, 2014 10:46 pm

» Hola manada, soy el omega
por Hisoka Vie Nov 07, 2014 9:22 pm

» Petición de Clan
por Zerren Vie Nov 07, 2014 9:15 pm


Asimilando la situacion

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Asimilando la situacion

Mensaje por Shiro el Dom Oct 12, 2014 2:08 pm

~Pasado, presente o futuro~, no podía dejar de divagar en algo tan subjetivo como ese tema, filosofando, sentado en una roca que me dejaba flotar sobre el agua cristalina del lago que se encontraba a mis pies, debajo, reflejando todo lo que en su superficie planificara postrarse. Los minutos pasaron y mi situación de poco estrés se veía alterada gracias a los comentarios que había escuchado días atrás, en mi entrada a la isla por la boca de unos lugareños los cuales me advertían de forma empírica la forma de la bestia que a estos les ahuyentaba y los tenia en constante posición de alerta para protegerse a si mismos y a sus allegados. Según estos hombres, la bestia media una estatura sobrehumana, se creía que llevaba puesta la piel de un Oso o era un Oso anormal de tamaño considerablemente grande, tenia unas garras largas con las cuales desollaba sin problema sus victimas y los afilados dientes que poseía en su inmensa boca eran complementados con una fuerza increíble en su mandíbula para destrozar todo lo que a su boca entrara; una descripción bastante aterradora como para uno dar con aquella bestia, y mas para alguien que evita los problemas como lo soy yo, aunque estos vengan hacia mi.

Las horas volaban cuando se trataba de permitir que mi mente fluyera como el riachuelo que formaba la laguna, buscando salida al encarcelamiento de la rutina, al malestar que proporcionaba la monotonía, al constante circulo de lo cotidiano. Me mojaba un poco el rostro tras levantar mi cuerpo, recogía mis cosas y tomaba rumbo a lo desconocido, porque mi mente ya se hallaba en un quiebre momentáneo y no podría exigirle que divagara mas en la razón de las cosas, era hora de poner a trabajar un poco los músculos con una caminata saludable por los lares. No había avanzado mucho cuando por el mismo camino pero de dirección contraria se arrimaría rápidamente un hombre con las ropas vueltas trizas, unos rasguños y un sangrado constante en su pierna derecha, gritando de forma eufórica unas palabras que se podían distinguir muy fácil, algo como "ayuda, me va a matar!" era el coro que interpretaba en su sinfonía desentonada. Yo, como buen ignorante de las cosas que soy seguí mi camino sin prestar atención a las palabras que este hombre gritaba mientras mas se alejaba, hasta el punto en el que solo se oían chillidos y el hombre no se volvió a divisar en el horizonte que se hallaba a mi espalda.

Unos 20 minutos después del incidente con el hombre lastimado que gritaba y balbuceaba palabras sin un orden preciso, me encuentro con una marca de sangre seca que enseñaba una dirección entre los arbustos, parecía como si alguien o algo hubiera asesinado algún ser vivo, lo hubiera arrastrado por estos sitios mientras se desangraba y lo llevara hasta el interior de la vegetación, buscando esconder el cuerpo o buscando esconderse el mismo, en todo caso, estas eran situaciones que yo no podía dejar pasar así como los gritos de aquel hombre, y me adentraría entre la vegetación siguiente la huella de sangre que se podría divisar entre las plantas y la tierra fértil de la zona. Los escombros eran variados, desde rocas grandes hasta simples malezas, todo esto me encontraría por el camino que había dejado el rastro de sangre hasta llegar a la entrada de una cueva, una húmeda y muy adentrada cueva la cual poseía en su interior al asesino y el cuerpo sin vida del ser que fue arrastrado por toda esa vegetación y ahora se aya allí. Algo que posiblemente me paso por la cabeza fue que de pronto podría ser la famosa bestia de la que tanto hablaban esos lugareños,  es mas, podría ser un hombre gigante que me asesinaría, pero aun previniendo mi cuerpo de hacer alguna locura con todo este razonamiento no podía dejar pasar la duda que tenia frente al caso, no había mas que entrar y averiguar, de forma sutil, sin que nadie se diera cuenta de mi presencia, era lo que pasaba por mi cabeza mientras asomaba mi mirada por un borde de la pared rocosa que dirigía hacia el interior, todo este suspenso era inevitable, para finalmente dar con una respuesta muy coherente. No era mas que una madre Oso, un poco mas grande de lo normal, que cuidaba de sus oseznos y por eso la agresividad que se veía en la zona, la huella de sangre no era mas que la de un pobre caballo, supongo que le pertenecía al hombre que balbuceaba de miedo, pero no era mas que alimento que traía para sus crías, algo muy típico entre las rutinas, entre la vida cotidiana de la madre naturaleza.

Mi curiosidad había sido saciada y mis intenciones no eran mas que dejar tranquilos a los simples animales que actúan por instinto en su salvaje mundo, así, con mucha precaución y sutileza, me retiro y retomo el camino en busca de algo que interesara a mi mente para divagar un poco y distraerme de lo real a lo racional. Así era como retomaba mi camino, reconociendo la huella de sangre por la que había pasado con anterioridad en busca de la respuesta, en busca de la saciedad, en búsqueda de la verdad; y la había encontrado, me había dado cuenta de como se contraponían dos razonamientos tan distintos en la literatura pero tan amables el uno con el otro en el contexto de la vida, simplemente no podía pensar el como podían coexistir juntos la "Ternura" y lo "Salvaje", ademas de como se complementaban el uno con el otro, llegando a dar la impresión que nos deja la madre naturaleza a diario. Todo eso era lo que podía filosofar mientras llegaba nuevamente aquel camino grisáceo de piedras no muy grandes y que marcaba un rumbo, no sabia hacia donde, pero no había mas que seguirlo, esperando que me llevara a un lugar en donde no tuviera mas que pensar en la vida y en sus círculos viciosos.

Esa era las situaciones que pasaban por mi vida a diario, como bien había mencionado en un inicio, "...yo no busco problemas, aunque estos me busquen a mi..." es algo que no puedo evitar, parecen como un amuleto de la buena vida que hacen que esta se torne interesante para mis ideales y no permita que le pierda el color al pensar, que le pierda el sentido al respirar o el amor a la verdad.
avatar
Shiro

Mensajes : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.