Últimos temas
» Naruto Storm [Afiliación Élite]
por Invitado Mar Mar 15, 2016 3:48 pm

» [Minijuego] De que disfrazarias al de arriba
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:52 am

» [Minijuego] Contradice al de arriba
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:51 am

» [Minijuego] Robale al usuario anterior
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:49 am

» [Minijuego] Chistes
por Yuta Miér Nov 12, 2014 9:48 am

» duda sosei
por Yuta Miér Nov 12, 2014 6:05 am

» It's Insel der Lust « ÉLITE » (Amo x Esclavo)
por Invitado Mar Nov 11, 2014 2:37 pm

» Registro de Apariencias
por Hisoka Vie Nov 07, 2014 10:46 pm

» Hola manada, soy el omega
por Hisoka Vie Nov 07, 2014 9:22 pm

» Petición de Clan
por Zerren Vie Nov 07, 2014 9:15 pm


Capitulo IV: La Guerra de los Cien Días

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo IV: La Guerra de los Cien Días

Mensaje por Administracion el Lun Oct 06, 2014 7:06 pm



La Guerra de los Cien Días

Shinobi Wars Origins

Capitulo IV


Tras dieciocho años ocultos, estos salieron a la superficie con todo el ejército armado y ordenado, Izanagi y sus hijos llevaban una armadura de samurái de todos los colores, pero Izanagi en especial trasladaba una doraba y blanca reluciente demostrando superioridad, según dicen estuvo un mes entero creando las armaduras otro las armas que portarían, como una katana. La alimentación y criado de los jóvenes del ejercito fue totalmente exhaustivo, ya que eran simples mortales varios murieron con el paso del tiempo, Izanami se encargaba de la creación de comida y agua todo el día. El plan de Izanagi era encerrar a los dioses en un lugar, de la forma que sea y al precio que sea de esta manera ellos serían totalmente libres, pero sin su visión no podría luchar como alguien decente, y aunque trato de crear ojos, no era lo mismo crear un objeto que crear vida. Sin más trabas en el camino partieron al combate.

Cuando recorrieron kilómetros por al lado del mar, Susano’o se les apareció en frente, sorprendido por el gran ejército de “criaturas” que tenía en frente, este les propuso combatir a su lado con la sola condición de que no le hagan nada, y a su vez les revelaría como matar a un dios, Izanagi muerto de curiosidad acepto la propuesta y lo dejo viajar junto a sus hombres, cuando susano’o le conto aquella anécdota de lo ocurrido Izanagi se percató que Susano’o había sido quien lo delato pero como su padre le había enseñado a ser honorable, iba a mantener su palabra de no dañarlo hasta que termine la guerra, luego de que este se enterase como un dios debe morir descarto la posibilidad de que podría matar a alguno, causar ese “odio” en ellos iba a ser totalmente imposible, la única forma era encerrarlos en algo, pero a su vez debía cuidarse el mismo de no sentir ese odio porque sería su fin. La pareja y sus hijos avanzaron hasta el anochecer, y acamparon como tenían acordado hacerlo. Durante la noche se escuchó un grito desde la tienda donde descansaba Izanami, su hermano acudió a ella lo más rápido que pudo solo para ver que estaba siendo violada por Susano’o, el cual ya habiendo terminado, se retiró en ese mismo instante convirtiéndose en agua que fluía por el mar que estaba cerca del campamento, Izanagi se acercó a su hermana enfurecido e Izanami entre lágrimas le dijo que ya era demasiado tarde, Susano’o ya había depositado en ella lo que sea que fuera a nacer, Izanagi consciente del peligro que podría ocurrir si una criatura que obecede a Susano’o naciera de ella estarían perdidos. Izanami propuso suicidarse, tomando en si el odio que tenía dentro por lo ocurrido, y aunque Izanagi le prohibió que haga tal acto esta cedió, pero no antes sin darle sus ojos a Izanagi, para que pueda volver a ver, este llorando la abrazo hasta que ella se desvaneció. El odio que comenzó a sentir Izanagi por aquel acto de imprudencia e ignorancia que llevo a la tumba a su hermana logro apoderarse de él, sus ojos comenzaron a tornarse rojos mientras gritaba y maldecía apoyado sobre la cama de su hermana, pero no ocurría nada, los hijos de Izanagi miraban aquel acto con desesperación, pero este no moría, simplemente se levantó, y con sus ojos totalmente rojos camino hacia fuera, y explico aquel acontecimiento a sus hijos… “Desarrolle un nuevo poder gracias a mi chacra, este poder le voy a dar el nombre de “Jutsu” así se llamaran nuestras técnicas desde a partir de ahora, mi nuevo jutsu tiene la capacidad de cambiar el destino, hacer mis heridas mortales una ilusión en otro tipo de plano y resultar ileso, esta técnica se va a llamar “Izanagi” en honor a mi creación, mi máxima creación”. Todos los hijos e hijas de Izanagi lo observaron, y este levanto el brazo y comenzó a animar al ejército, el cual le siguió el juego levantando el brazo aunque sin negar la muerte de su madre y la tristeza que llevaban dentro, dándole un funeral a su madre.

Pasaron los días, y aún no habían conflictos, gracias a las creaciones por todo el mundo que había realizado durante años los hijos e hijas suyo podían conseguir sus propios alimentos, este dejo el campamento y decidido fue tras Susano’o el cual se escondía no muy lejos. No hay muchos datos sobre la lucha entre estos dos adversarios ya que nadie pudo presenciarla, solo se sabe que Izanagi consiguió vencerlo utilizando otro de sus “jutsus” el cual le dio el nombre de Izanami, el cual creo un bucle de pasados en los que Susano’o cayo totalmente, y no podía escapar de si mismo, como si estuviera encerrado dentro de sí, Izanagi aprovecho esta ventaja y lo encerró dentro de sus ojos, obteniendo todo el poder de Susano’o para usarlo a su beneficio, y a su vez sus ojos rojos se transformaron nuevamente, a estos se les apareció una aspa negra en ambos, como demostrativo del poder que guardaba dentro.

Cuando Izanagi llego al campamento partieron inmediatamente hacia el encuentro de su madre, la cual estaba nerviosa por el hecho de enterarse que había sucedido con Susano’o, su desesperación la llevo a hacer un trato con el rey de la tierra de los no vivos, el cual le envió un ejército de monstruosidades y deformidades a luchar por ella, aunque la debilidades de estos, era que también eran mortales. La batalla entre el ejército de los innombrables y el ejército de Amaterasu duro casi veinte días, los monstruos parecían ser infinitos y las reservas y hombres de Izanagi ya se estaban agotando, en el primer día solo habían muerto 20.000 innombrables, cifra que fue sumando a medida que pasaban los días, Izanagi sabía muy bien que si se quedaba sin sus hijos estaba perdido. Las historias cuentan que Amaterasu se aventuró dentro del campamento de los innombrables para convencer a los hombres y mujeres ofreciéndole su cuerpo para que luchen por ella, pero al ser muchos no logro convencerlos a todos, y cuando Izanagi se enteró de la traición de muchos de sus hijos mando a ejecutarlos por su deshonra.
Pasaron unos veinte días más hasta que Izanagi lograra derrotar a su madre encerrándola en la ilusión a la que denomino “genjutsu” gracias a sus ojos, su madre cayo en el izanami como había pasado con Susano’o y esta fue encerrada junto a él en sus ojos, creando una segunda aspa para ambos ojos y obteniendo el poder de su madre. Las bajas habían sido devastadoras para ambos bandos, y Tsukuyomi aún no había aparecido en el campo de batalla, se rumoreaba que Amaterasu estaba consiguiéndole tiempo para algo, pero nadie sabía para qué. Las bajas se rumoreaba que eran unas 70.000 en total, el rey de la tierra de los no vivos tuvo que retirarse junto a lo que le quedaba de tropas y jamás volvió a aparecer. Izanagi consiente de que su padre iba a ser el más difícil de atrapar envió una patrulla para que le traiga noticias de su paradero, pero los pocos que volvieron simplemente le describieron que unas bestias estaban viniendo a matarlos a todos, junto a Tsukuyomi. Izanagi sin entender muy bien de lo que hablaban decidió adelantarse, y este lo vio con sus propios ojos, eran nueve bestias gigantes con colas. Se dice que estas bestias fueron creadas por Tsukuyomi en otro mundo, y las trajo a este, eran bestias con capacidades destructivas indescriptibles y sus reservas de chacra eran casi infinitas. Izanagi consciente del peligro que iban a correr sus hijos se lanzó hacia aquellas bestias pero nada podía hacer contra ellas, eran demasiado poderosas todas juntas, entonces ordeno el ataque, simplemente esa batalla había durado un dia, en el cual murieron aproximadamente 100.000 los muertos, fue tal la desesperación de Izanagi que este decidió atrapar en las ilusiones a las nueve bestias, uniéndolas con nueve de sus hijos que se prestaron voluntariamente y se formaron los primeros “Jinchurikis”, a estos los dividió por distintos lugares del mundo y a su vez partió la tierra en cinco grandes continentes, a estas bestias Izanagi las llamo “bijuus” , todos los bijuus fueron dispersados por los cinco grandes continentes. Pero se desconocen donde esta su ubicación



© Shinobi Wars Origins




avatar
Administracion

Mensajes : 100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.