[Misionx2] Bandido del viento

Ir abajo

[Misionx2] Bandido del viento

Mensaje por Hisoka el Dom Oct 05, 2014 4:42 am

El patrullaje del chico había sido muy monótono. Le había aburrido un poco, pues lo único que hizo fue caminar de un lado a otro sin anda de acción. Tampoco es que todo el tiempo estuviera buscando pelea, pero sabía que si al menos un bandido se hubiese animado a atacar, la guardia hubiese sido un poco más fácil de llevar, y el tiempo se hubiera pasado más rápidamente. Al día siguiente fue llamado por el anciano de nuevo. Quería que continuara con su guarda de nuevo, pero ahora en la tarde-noche, ya que de nuevo la organización de Inteligencia del Clan lo sugirió. Probablemente los bandidos estuvieran preparando algo para intentar saquear el clan, o hacer algún tipo de alboroto adentro de él, es por eso que no se quisieron arriesgar y le pidieron al joven que hiciera lo mismo que ya había hecho un día anterior. -Será casi lo mismo, muchacho-. Comentó el Anciano, que se encontraba parado buscando unos papeles por ahí. -Pero ahora será en la tarde, desde las cinco, hasta las doce de la noche-. Continuó mientras que con un gesto de sorpresa, indicaba que ya había encontrado el papel que le parecía urgente encontrar. -Espero y no te aburras tanto-. Dijo para después sentarse y agarrar una bocanada de aire para continuar con otra frase. -Deberías de llevarte algo de comer, pues estoy seguro y te dará hambre, sin más, dirígete hacía haya lo más rápido posible-. Finalizó, indicándole al chico que saliera del edificio. Hisoka no dijo absolutamente nada, ya sabía de que iba todo ésto. Se dirigió hacía su casa, se preparó algo de comer, lo guardó en un bento y se lo llevó agarrado con su mano derecha, pues el bento estaba cubierto con un trapo color morado. Seguidamente, salió de su casa lo más rápido que pudo y se dirigió hacía la muralla.

Ya en la muralla, el joven se percató de que todo seguía igual. Ya estaba atardeciendo, el cielo se cubría con un color amarillento y así mismo a veces parecía anaranjadado, el cuál contrastaba completamente con el azul de los suelos, pues estaban congelados por la nieve que caía sin cesar. Subió las escaleras, se preparó en la torre de Vigilancia y comenzó su guardia. Inmediatamente después de sentarse, colocó su bento en una mesa que se encontraba pegada a la pared, la cuál alcanzaba simplemente con alzar la mano a la derecha. Inquietamente, se paró muy rápidamente de la silla en dónde se había sentado segundos antes. -Ahhhh... de nuevo ésto-. Comentó mientras que con su mano se tallaba la cara. Al chico le gustaba estar activo, y hacer la Guardia en la torre de Vigilancia era todo lo contrario... pues únicamente su trabajo era estar atento del horizonte, ya fuese sentado o parado. Ahí se aburría fácil, y por tal motivo prefirió salir un rato de la torre para platicar con algún otro hombre que estuviera haciendo la guardia junto con él. Al salir, notó que su compañero se encontraba a escasamente unos diez metros de ahí. Caminó lentamente. El otro se dio cuenta que se dirigía hacía el, pues lo miró a los ojos durante unos segundos. Tras unos cuantos segundos llegó. -Que tal, esto es muy aburrido, ¿verdad?-. Preguntó pícaramente. -¿E-Ehhh?... sí... -. Respondió un poco tímido. Su aspecto no era muy diferente al de las demás personas, pero para Hisoka, aquél chico resultaba bastante agradable a la vista. Se veía que entrenaba arduamente cada día, y ciertamente, ésto se veía raro si lo comparabas a como había reaccionado ante la pregunta del joven piel-pálida. ¿Quién tenía un cuerpo completamente de un hombre fuerte y era tímido?, se preguntaba a si mismo, ésto de alguna manera le resultaba atractivo, pero... ¿por qué?, eso ni él lo sabía. -Y bueno... ¿cuál es tu edad?-. Pregunto de nuevo mientras que con su mano se peinaba. El chico, aunque estaba preguntándole cosas al otro, se mantenía en guarda y todavía miraba al horizonte en instantes, pues sabía porque estaba ahí y no quería echar a perder todo eso. -¿Yo?... ahh, tengo veinte años-. Respondió mas fluídamente que antes. -¿Y tú?-. Devolvió la pregunta. -Yo tengo diez y ocho-. Respondió también Hisoka. Mientras lo hacía veía como su compañero parecía tomar confianza, y ésto le agradaba, pues aunque le gustaba que los demás tuvieran un cierto miedo de él, a veces no le llenaba tanto. -Me llamo Hisoka-. Anunció. -Y yo Kogu-. Dijo para después hacer que Hisoka estrechara la mano con él. Con un apretujon muy fuerte por parte de los dos, se presentaron. Después de ésto, el piel-pálida pudo notar como a lo lejos veía como una silueta se movía. Luego vio dos, las cuáles de repente se convirtieron en tres y finalmente de la nada aparecieron dos más, sumando cinco. -Así que ya están aquí... tsk-. Refunfuñó. -V-Vale... ¿quieren atacarnos?-. Preguntó paranoicamente. -Sí-. Respondió a secas. -Prepárate para atacar-. Dijo mientras veía como se acercaban más y más las siluetas. Decidió bajar de la muralla y salir para enfrentarse a los bandidos, que no eran más altos con él, con excepción de uno, que lo rebasaba por unos cuantos centímetros. Lo siguió Kogu, quién firmemente se puso al lado de el para comenzar a atacar cuándo él decidiera. Hisoka volteo hacía a él, y con una mirada, le dijo que ya empezaran a atacar. Él iría por los de la derecha y Kogu por los de la izquierda, pues sería mejor que si los cinco los atacaran a los dos por todos lados. Kogu parecía hábil y muy ágil, además de rápido, pues en segundos llegó hacía sus rivales. Uno cayó lo más rápido que Hisoka se pudo imaginar. Su compañero lo degolló sin remordimiento. Chorros de sangre salían y lentamente el cuerpo caía, dónde el pobre hombre se retorcía. Quedaba otro, pero Hisoka no tenía el tiempo necesario como para seguir espectando eso. Se decidió a atacar, sacó un kunai de sus artículos y decidió cubrirlo con chakra. -Raiton no jutsu-. Dijo en voz baja mientras que del kunai comenzaban a salir chispas color amarillas. Los dos enemigos de él no se quedaron parados, pues comenzaron a sacar kunais y lanzarlos a Hisoka, quién fácilmente los esquivaba. Uno le pasó muy cerca de la mejilla, dónde se le hizo una herida la cuál empezó a sangrar inmediatamente después. Luego, un bandido que se encontraba a la izquierda de él, quiso golpearlo con una patada. El joven, que se encontraba en movimiento todavía, logró ver la intención del enemigo. Rápidamente lanzó su kunai infestado de chakra raiton a el que quería patearlo, el cuál cayó seguidamente paralizado sin poder hacer más. Ahora sólo quedaba uno. Se dedicó a hacer casi lo mismo que ya había hecho, pero ahora sin el kunai. Concentró chakra raiton nuevamente, aunque ahora lo hacía en sus manos, las cuales las iba a usar como si de un cuchillo se tratase. Corrió fugazmente hacía su enemigo, el cuál se hacía para atrás. Hisoka comenzó a atacarlo con sus manos para intentar cortarlo, pero no era completamente efectivo, pues el enemigo continuaba esquivando sus ataques simplemente saltando hacía atrás, aunque continuaba con la mirada en frente, dando así la impresión de que tenía la situación bajo control. Estaba completamente equivocado, pues Hisoka, concentrando chakra ahora en sus pies, de un impulso muy rápido debido a su elemento del rayo, llegó en menos de un segundo hacía donde se encontraba el bandido. El cuál sorprendido se rindió. Muy tarde, pues en seguida, el piel-pálido le cortó la garganta.

El joven volteo a un lado, vio como Kogu ya había acabado con sus adversarios. Ahora sólo faltaba uno, el que era más alto que Hisoka. Tenía una bata de un color blanco, un sombrero típico japones y sandalias. Por los gestos que hizo, se pudo notar que aquella persona estaba asombrada. Sin decir una palabra, comenzó a huir. -¿Deberíamos ir por él?-. Preguntó Kogu. -Sí-. Respondió Hisoka, para después comenzar a perseguir al bandido que se perdía entre el horizonte poco a poco.

Jutsus Usados:
Raiton no Jutsu (ライトン の 術) Técnica del elemento Rayo:

Categoría: Ninjutsu, Gensojutsu
Rango: D
Requisitos:

  • Entrenamiento "Naturaleza de Chakra: Raiton" culminado
  • 10 Cck

Efecto: 15PV + Daño físico (según lo que sea).
Coste: 10PC
Sellos: ~
Descripción:
El Shinobi acumula en una de sus manos o pies chakra del tipo Rayo, haciendo que esta se recubra de una finísima capa de color lila. El próximo golpe que se efectúe con la extremidad irá cargado con esa ínfima cantidad de chakra eléctrico Sin daños colaterales, el objetivo sentirá un hormigueo en la zona de impacto, pero no pasará a más. La técnica es totalmente de contacto físico.
Armas usadas:

  • 2 kunais



Última edición por Hisoka el Dom Oct 05, 2014 6:05 am, editado 1 vez
avatar
Hisoka

Mensajes : 238

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misionx2] Bandido del viento

Mensaje por Hisoka el Dom Oct 05, 2014 5:30 am

El sol ya se había ido por completo. Se podían notar en el cielo nubes de un color morado muy oscuro, pero otras parecían de otro más claro, como si de capas se tratase. Algunas partes no tenían nubes, y sin capa alguna, tenía un color completamente negro. Se dejaban entrever varias estrellas, que brillaban majestuosamente. La noche se había apoderado del día. Ahora le tocaba a ella, continuaba su reinado. Hisoka junto con Kogu comenzaron a perseguir al bandido faltante. Necesitaban encontrarlo y matarlo... no... no era necesario matarlo. El chico comprendía que era mejor dejarlo vivo, para así interrogarlo y saber quién era el que estaba atrás de todo ésto. Esos bandidos ya tenían varios antecedentes en el Clan, ya resultaban muy molestos. Continuaban siguiendo al bandido, al cuál no perdían de vista, ya que era imposible, pues en el Desierto Helado no habían muchos lugares a los cuáles escapar, y si intentabas hacerlo, seguirías a la vista de tus perseguidores pues no habían árboles lo suficientemente grandes como para tapar tu trayectoria. Sólo se contaba con arbustos pequeños. Poco a poco se acercaban al enemigo, el cuál no parecía ir más lento. Hisoka notó que se estaban acercando a las praderas, en dónde había realizado ya otras misiones. Se acordó de los primeros enemigos que tuvo ahí, al espía de los bandidos en el edificio del Anciano y rápidamente realizó una conjetura. Supo que eran los mismos bandidos, que estaban en la misma organización y que, quizás, éste enemigo los estaba llevando a la guarida en dónde se encontraban los demás. Lo analizó. Sabía que era peligroso ir sólo él junto con Kogu, pero no le importó, puse quería acabar lo más pronto posible con esa situación. Quería acabarla ya, estaba harto de que esos bandidos continuaran hacer algo en contra del Clan.

Finalmente llegaron a las praderas, los pastos no estaban muy grandes, pero aún así le llegaban antes de la rodilla a Hisoka. Ésto no le molestaba, pues ahora ésto no era de mucha importancia y continuaba corriendo. Kogu parecía estar cansándose. -No creo que falte mucho, Kogu. Y aún falta derrotarlos, aguanta-. Dijo Hisoka animándolo. -Claro, para ese entonces, tendré las energías para poder machacar más bandidos-. Replicó muy seguro. El piel-pálida, sonrió. Le gustaba la actitud que tenía su compañero. Parecía un poco sádico. Momentos antes lo había visto matar sin remordimiento a uno de sus enemigos. Fácilmente lo degolló. Dejando de pensar en eso, continuó corriendo. Vio como el enemigo se paraba y llegaba hasta una cueva, una cueva que se encontraba a unos cuantos metros de la otra cueva en dónde tuvo la experiencia con los bandidos de su otra misión, ahora no quedaba duda de que eran de la misma organización. -Parece que ya llegamos-. Jadeó. Después de ésto, se encaminaron hacía la cueva. Estaba alumbrado con una fogata, y ésto se percibía desde afuera de ella. Decidieron pasar. Inmediatamente después de ésto, vieron como diez bandidos, sin contar al que los había llevado ahí, los encerraban en un círculo para después comenzar a atacar. -Tsk... que molestos-. Anunció Hisoka para comenzar a esquivar los ataques de los enemigos, los cuáles consistían en puros golpes y patadas. Sacó dos kunais, los envolvió con chakra Raiton y los lanzó, uno a un bandido y otro a otro. Éstos dos bandidos cayeron paralizados. Kogu, parecía y ya había acabado con un bandido, con lo que restaban siete. Los dos compañeros se juntaron espalda con espalda. Los enemigos que restaban, sacaron varios kunais de su equipamento  -dos por cada uno-  y los lanzaron. Rápidamente, Kogu realizó unos cuantos sellos. -Fûton daitoppa-. De la nada, un viento muy fuerte sopló de dónde se encontraba Kogu hacía afuera, como si se tratará de una explosión, pero de aire, haciendo que los kunais cambiaran su dirección hacía los enemigos. Varios kunais llegaron hacía a ellos, a unos les caían sus mismos dos kunais que lanzaron y a otros sólo uno. De los siete bandidos que quedaban, ya restaban tan sólo tres. -Interesante-. Comentó Hisoka mientras que pasaba su lengua por sus mismos labios. -Raiton no jutsu-. Juntó chakra en sus rodillas y pues, y en una maniobra rápida, llegó hacía un bandido que se encontraba frente de él, para derribarlo dándole con su rodilla, la cuál estaba cargada de chakra. Éste enemigo cayó fácilmente, pero Hisoka no se dio cuenta que otro enemigo le había lanzado varios kunais. Kogu, al ver, ésto, reaccionó y realizó un sello. -Füton no jutsu-. Luego, de su boca salió una corriente de aire de su boca, dirigida hacía los kunais, los cuáles se fueron a otra dirección y se estamparon en las paredes de piedra. Seguidamente, Kogu se lanzó hacía su enemigo, el cuál sin reaccionar, cayó el piso degollado. Ahora quedaba sólo uno, y aparte el otro bandido con el sombrero típico japones. Hisoka sacó otro kunai, y lo utilizó como arma. Comenzó a correr hacía el bandido restante. Éste creyó que el chico continuaría corriendo, por lo que intentó sacar un kunai. Hisoka paró de correr, y seguidamente lanzó su kunai, el cuál impacto al bandido directamente en un ojo.

Finalmente sólo quedaba el bandido que los había llevado hasta ahí. -Veo que tienen unas habilidades de combate muy buenas-. Comentó con seguridad. -Pero me parece y no serán suficientes para derrotarme-. Finalizó mientras que rápidamente se quitaba su sombrero para colocarlo por ahí. Hisoka volteo hacía su compañero. -Debemos de dejarlo con vida, para que así sea interrogado por los del clan-. Sugirió, a lo que Kogu aceptó. Seguidamente, sacó dos shurikens de su equipo, y realizó rápidamente sellos con las manos. -Füton, Kaiten Shuriken-. De la nada, dichas shurikens comenzaron a flotar. -Es todo lo que me queda, Hisoka-. Dijo muy cansado. Se notaba que ya estaba en su límite. El piel-pálida también ya estaba a punto de caer, pero aún tenía la voluntad para continuar y atrapar a ese bandido. Su mirada regresó hacía el bandido, que se quitó su camisa, dejando entrever sus grandes músculos, dignos de un enemigo. -Una lástima que ése cuerpo tan lindo vaya a quedar con muchas cicatrices-. Comentó mientras sacaba el último kunai que le quedaba. De nuevo, lo impregnó con chakra tipo raiton. Volteo hacía dónde se encontraba Kogu. Los dos asintieron, y comenzaron a pelear. En seguida Hisoka comenzó unos movimientos en zig zag para confundir al enemigo, el cuál no caía en ésto. Poco a poco, el joven se acercaba a su enemigo, y fue cuándo le dio la orden a Kogu de lanzar los shurikens, uno por atrás y otro por su lado izquierdo. -¡Ahora!-. Ordenó. Inmediatamente después, el bandido reaccionó. -Ni crean que eso será suficiente-. Presumió. Volteo hacía arriba y dedujo que otro shuriken venía por atrás, por lo que en un movimiento rápido los esquivó, sin darse cuenta que durante los segundos que él empleaba en esquivar los shurikens de Kogu, Hisoka le había lanzado el kunai impregnado de raiton por delante. El bandido comenzó a paralizarse, pero aquello no fue suficiente. El piel-pálida se dio cuenta, y tras ésto, se arrojó hacía su enemigo, dándole una fatal embestida con su cabeza. El bandido, debido a que perdió la contractabilidad de algunos de sus músculos, no pudo reaccionar a tiempo, cayendo así, con la embestida del chico. -Bien hecho, Kogu-. Dijo mientras se paraba firmemente y veía como a su alrededor habían cadáveres por doquier. -Ahora debemos de llevar a éste bandido para que lo interroguen en el clan-. Sugirió de nuevo. -¡S-Sí!-. Respondió mientras se paraba del suelo donde minutos antes yacía sentado.

Jutsus Usados:
Raiton no Jutsu (ライトン の 術) Técnica del elemento Rayo:

Categoría: Ninjutsu, Gensojutsu
Rango: D
Requisitos:

  • Entrenamiento "Naturaleza de Chakra: Raiton" culminado
  • 10 Cck

Efecto: 15PV + Daño físico (según lo que sea).
Coste: 10PC
Sellos: ~
Descripción:
El Shinobi acumula en una de sus manos o pies chakra del tipo Rayo, haciendo que esta se recubra de una finísima capa de color lila. El próximo golpe que se efectúe con la extremidad irá cargado con esa ínfima cantidad de chakra eléctrico Sin daños colaterales, el objetivo sentirá un hormigueo en la zona de impacto, pero no pasará a más. La técnica es totalmente de contacto físico.
Armas usadas:
  • 3 kunais
avatar
Hisoka

Mensajes : 238

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misionx2] Bandido del viento

Mensaje por Zerren el Dom Oct 05, 2014 2:12 pm


Misión Exitosa





|Narro|-Hablo-|"Pienso"|-Otros-|


avatar
Zerren

Mensajes : 542

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misionx2] Bandido del viento

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.