[Misión] Alimentando a los cérvidos

Ir abajo

[Misión] Alimentando a los cérvidos

Mensaje por Hisoka el Lun Sep 29, 2014 5:17 am

Habían pasado pocas horas desde que el chico había terminado su primera misión. Estaba un poco cansado, sobre todo porque al final había hecho un poco de trabajo de más pues vio a su compañero todo cansado y decidió ayudarlo. Se preguntaba varias veces a sí mismo el porque lo había ayudado, si estaba casi seguro que jamás le iba a pagar ese favor que él le había hecho. No se consideraba una persona amistosa pero al parecer lo había sido con aquél extraño que al igual que él, no era más que un aprendiz del Clan. Así pues se hicieron las cinco de la tarde. Decidió irse a su casa para tomar una ducha. Había terminado hecho un desastre, tenía tierra por doquier y ésto le molestaba, tampoco era una persona 'traumada' con la limpieza, pero aquellas manchas en su ropa lo irritaban de alguna manera. Llegó por fin a su casa y tomó ropa limpia, se bañó y en minutos salió preparado para seguir con su día, el cuál estaba casi a punto de terminar. Al fin limpio, decidió comer algo, lo cuál devoró muy rápidamente pues estaba bastante hambriento. Se alistó y se peinó para salir de nuevo a las calles de la aldea para ver que había de nuevo. Había terminado su primera misión con éxito y ésto le entusiasmaba, aunque no sabía que en minutos comenzaría su próxima misión. Al salir de su casa, notó que en su puerta estaba una nota.
Favor de pasar con el Jefe del Laboratorio - URGENTE.
ATTE: Anciano del Clan Nara.


Mientras leía la pequeña nota se daba cuenta que su presencia era necesaria lo más pronto posible en dónde se encontrara el Jefe del Laboratorio. Por unos momentos pasó por su cabeza si había hecho algo malo, pero después de pensarlo unos segundos descartó ésta idea, pues según él, todo lo que había hecho en el día era digno de un miembro del clan. Al terminar de leer, caminó con paso rápido hacía el Jefe del Laboratorio que no se encontraba muy lejos, sólo a unas cuantas cuadras de ahí pues sabía que el dichoso jefe se reunía cerca de ahí para tratar asuntos de negocios del laboratorio. Caminó hasta llegar ahí y finalmente dio con él, pues su bata blanca lo delataba. Hisoka vio como éste se volteaba y junto al voltearse hizo un gesto de reconocimiento, como si lo estuviese esperando. Era obvio ésto, pero aún así lo sorprendió pues jamás se había encontrado con él. Es más, casi y era un sueño, pues el Laboratorio del que él sólo tenía conocimiento, aquél Jefe ya había estado dentro de él, incluso había participado en experimentos de medicinas y todo ese tipo de cosas. -Supongo y eres Hisoka... ¿verdad?-. Preguntó directamente, dándole la oportunidad al chico de asentir. -Iré al grano, ¿vale?, estoy un poco necesitado de ayuda, así que, te la pediré a ti-. Comentó para tomar una bocanada de aire. -Escuché que hiciste un buen trabajo en el invernadero y te tengo una misión, bastante sencilla por cierto, pero que aún nos costará un poco de trabajo, ya que normalmente la hacemos tres personas y hoy seremos sólo dos-. Con cada palabra que decía, éste impresionaba al joven pues lo incluía como si ya lo conociera de antes. -Necesitamos alimentar a los ciervos, ya que si no son alimentados correctamente nuestros experimentos corren riesgos innecesarios-. Dijo mientras en su cara se dibujaba un gesto de preocupación. Luego de decir ésto, se despidió de las personas con las que estaba hablando  -quizás y sólo pasando el rato-  para después ordenarle al chico que lo siguiera para llegar hacía donde estaban los ciervos. Caminaron un par de minutos por algunos caminos que él jamás se hubiera imaginado que existiesen debido a que eran bastante restringidos para sólo un aprendiz y sólo podías entrar en compañía con algún cargo mayor del Clan. Llegaron a una tipo choza en dónde el alimento de los ciervos se encontraba en costales  -muy grandes por cierto-  de plástico. -Jhmm... toma-. Respingo mientras le pasaba dos costales al chico, quién los tomaba con las dos manos hacia arriba, para finalizar, le puso uno de nuevo, acumulando tres. El apiló tres en el piso y en un movimiento digno de admirar, los tomó de la misma manera que Hisoka. No eran unos costales muy livianos, por lo que los dos hombres a duras penas los podían. -Ven, por aquí-. Dijo para continuar con su camino. De nuevo, caminaron, pero ahora con los tres costales de comida para los ciervos cada uno. Así pasaron diez minutos, se pararon un par de veces en el camino para descansar un poco, pero la tarea tenía que ser hecha antes de que oscureciera, por lo que decidieron apurarse.

Finalmente llegaron al lugar dónde se encontraban los cérvidos, los cuáles reconocieron al Jefe del Laboratorio y en un movimiento rápido corrieron hacía él. -V-Vaya... son muy rápidos-. Comentó un poco asustado. Jamás había estado rodeado entre tantos cérvidos, y mucho menos entre tanto animal hambriento. Bajaron los costales, los abrieron y rápidamente en el piso sirvieron generosamente a cada uno de los ciervos quienes, sorprendentemente, esperaban por su turno sin necesidad de pelear con los demás. -Hehe~... geniales, ¿no?-. Alardeó. -Los cérvidos salvajes suelen ser muy hostiles, pero aquí los hemos entrenado bien, por lo que ya saben comportarse-. Continuó con su alardeo mientras seguía sirviendo de comer. La comida parecía natural pero con un toque sintético, era algo rara, pero no olía mal. Tenía un color verdoso sin llegar a ser tan brillante, y de la misma manera olía un poco como a tierra mojada. Ese grupo de cérvidos ya habían terminado de comer, pero aún faltaba un grupo más. -Jhmm... ahora ven por acá-. Ordenó mientras le ponía dos sacos a Hisoka en sus manos y él cogía el restante. -Sabes... me caíste bien, es decir, no hablas mucho. La mayoría intentan alardear sobre algo específico de su persona-. Comentó mientras caminaba enfrente del joven Nara. -No son necesarios ese tipo de comentarios-. Terminó la frase con una leve sonrojo. Luego de pocos minutos llegaron con el siguiente grupo de cérvidos que al igual que con el primer grupo corrieron hacía el Jefe del Laboratorio, el cuál acarició a uno que otro con la mano. Hisoka ya no se sorprendió por la actitud de éstos animales, pues ya se había acostumbrado con tan sólo una vez. Bajaron los costales, los abrieron de nuevo, y así mismo como habían hecho hace unos momentos, poco a poco les echaban la comida a cada uno de los ciervos, los cuáles al tocar la comida el suelo comenzaban a devorarla sin remordimiento. Cuando algún ciervo terminaba de comer, se iba del lugar y se perdía por entre el lugar. -Eso ha sido todo Hisoka, es hora de ir con el Anciano-. Al decir ésto, comenzó a doblar las bolsas en dónde se encontraba la comida de los animales para reutilizarla después, digno de un Jefe de Laboratorio. Al joven le había sorprendido lo que el Jefe le había dicho, lo iba a llevar con el Anciano, al cuál nunca había visto en persona, bueno, sólo un poco de lejos en el Clan, pero jamás, nunca había cruzado palabras con él. Sabía por los rumores que era una persona bastante insensible y seria, por lo que le daba miedo.

Caminaron de regreso por el camino que habían tomado minutos antes para llegar hacía los animales. En minutos llegaron por dónde habían tomado la comida y ahí el Jefe dejó las bolsas de plástico. Retomaron el camino y finalmente llegaron a las calles del campamento, y después, retornaron hacía donde se encontraba el Anciano. Al llegar, el Jefe del Clan Nara los estaba esperando sentado. -Buenas noches, Anciano, he traído a Hisoka conmigo, ya que él fue el que me ayudo en ausencia de mis otros dos ayudantes-. Finalizó para cederle la palabra a Hisoka. -B-Buenas noches, mi nombre es Hisoka-. Tartamudeó. -Hmm, ¿tu fuiste el que ayudó también en el invernadero?. Si es así, haz estado contribuyendo mucho al campamento, muchacho-. Comentó muy seriamente. -Así es, han sido misiones muy gratificantes. Por cierto, con usted debo de recobrar mi recompensa, ¿verdad?-. Preguntó muy directamente. El Jefe del Laboratorio se sorprendió por ésto y volteo a ver a Hisoka, el cuál sin despegar la vista del Anciano, se rascaba su mejilla derecha. -Que joven tan codicioso-. Y suspiró. -Así es, yo te daré tu recompensa ésta vez. No será la primera ni la última vez-. Terminó para sacar de uno de sus cajones dinero para entregárselo al chico, el cuál con mucha rapidez lo tomó. -Gracias anciano, continuaré contribuyendo al Clan, ya lo verá-. Sugirió con firmeza para salir del lugar con seguridad y sin mirar atrás.
avatar
Hisoka

Mensajes : 238

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión] Alimentando a los cérvidos

Mensaje por Zerren el Lun Sep 29, 2014 4:35 pm


Misión Exitosa





|Narro|-Hablo-|"Pienso"|-Otros-|


avatar
Zerren

Mensajes : 542

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.